¿Nórdico o edredón para el invierno?

El invierno suele ser una época que no a muchos les atrae. Sin embargo, no hay duda de que en esta temporada del año, todos deseamos duplicar los naturales 5 minutos más de la alarma.

La cama en esta época del año, suele ser el lugar más apetecible para la mayoría de las personas, teniendo en cuenta de que hay lugares mucho más fríos que otros.

Es por ello que es importante saber qué tipo de ropa deberá llevar nuestra cama en este tiempo.

Lo normal que debemos dormir según estudios y recomendaciones, son 8 horas diarias.  Hay personas que por diversas razones no logran cumplir esto, y por ende, su aspecto físico es afectado. Ojeras, cansancio, son algunas señale de que no se está descansando adecuadamente.

Algunos especialistas han alegado que las prendas de vestir la cama influyen en tener un adecuado descanso. Desde el color de las sábanas hasta el olor de las almohadas, son aspectos importantes que influyen en el descanso general de la persona.

En cualquier época del año, deslizarse por unas sábanas suaves, edredones y colchas limpias y almohadas olorosas, hacen que la cama sea mucho más apetecible, es por ello que el cuerpo se prepara para tener el mejor descanso.

Como es obvio, la ropa de cama que usamos en verano no es la misma que usamos en invierno. Por supuesto que en invierno deseamos tener cosas livianas y frescas que nos permitan estar más desahogados y recibir un poco de brisa fría.

En invierno es todo lo contrario, necesitamos de cosas un poco más pesadas que nos mantengan calientes en todo tiempo.

Es por ello que en ocasiones suele haber la gran duda de qué usar ¿nórdicos o edredones?

Usar un nórdico en nuestra cama, nos permite usar también fundas nórdicas, por lo cual podremos cambiar con mayor frecuencia nuestras fundas, ya sea el diseño, textura o colores.

Además, podremos lavarlo directamente en casa sin necesidad de trasladarnos a un punto especializado de lavado.

Existen varios tipos de relleno nórdico. El relleno nórdico de fibra no absorbe la humedad, por lo cual son transpirables y al mismo tiempo son saludables para nuestras articulaciones y huesos, evitando la proliferación de bacterias ácaros.

Mientras los edredones cumplen una doble función. Es un elemento decorativo y al mismo tiempo nos genera calor en tiempos de temperaturas bajas. Además, hay muchos modelos y colores para hacer lucir la cama mucho más cómoda y apetecible.