La bicicleta plegable y su mundo

El alto precio de la gasolina, el placer de moverse en bici, la conciencia ecológica y un conjunto de razones prácticas han revolucionado el mundo de la bicicleta en la ciudad: fixies, eléctricas,  plegables y una gran variedad de bicis urbanas.

Las bicis plegables modernas son una maravilla del diseño y la ingeniería. Su uso es exclusivamente urbano debido a las siguientes ventajas:

  • Podemos llevarla en el maletero del coche de vacaciones sin usar porta-bicis y usarla como medio de transporte en el destino. Podría Incluso embarcarse en el avión dentro de una maleta.
  • Permite combinar el transporte público con los trayectos en bici. Se aceptan en el metro, el tren y el bus.
  • Caben en cualquier sitio: debajo de la mesa del despacho, en el ascensor, en un armario, detrás de una puerta, etc. Por eso, es raro ver una de estas bicis encadenada en la calle: adiós a los robos.

 

Características de la bicicleta plegable

 

Tamaño

Una vez desplegada no es más pequeña que una bici normal. Su posición baja, la talla del cuadro y las ruedas pequeñas se compensan por una tija de manillar y de sillín con más posibilidades de ajuste y mucho más larga. No hay tallas de cuadro y debería servir para personas de cualquier estatura. Sin embargo, las personas muy altas pueden encontrarse problemas en algunos modelos. Estas bicis tienen que encontrar el equilibrio entre el reducido tamaño una vez plegada y la comodidad cuando montamos, todo un desafío de diseño. Lo que suele estar peor resuelto es la distancia entre el manillar y el sillín, fija en muchos modelos lo que, por tanto, no se adapta a la estatura del usuario. En cualquier caso, generalmente su uso urbano implica el no recorrer largas distancias por lo que no necesitamos una posición perfecta de pilotaje.

En cuanto al tamaño una vez plegadas, suele equivales a una pequeña maleta: 60 x 60 x 35 cm, aunque hay modelos compactos que se reducen de una forma increíble a costa de sacrificar la comodidad al pedalear. Se pueden agarrar cómodamente del cuadro una vez plegadas y algunos modelos pueden rodar facilitando su transporte.

Ruedas

Los tamaños más comunes van de 20 a 16 pulgadas aunque las más compactas tienen ruedas muy pequeñas.

Las ruedas son más ligeras y sólidas cuantas más pequeñas son, y más compacta será la bici plegada, aunque también menos confortable a la hora de montar, puesto que tendrán más sensibilidad a las imperfecciones de la calzada. Tendremos mayor comodidad con las de 20 pulgadas pero harán la bicicleta menos compacta cuando la pleguemos. Un buen equilibrio entre comodidad y tamaño plegada podría ser 16 pulgadas. Algunas incorporan neumáticos más gruesos o amortiguación para aumentar la comodidad.

El pequeño tamaño de las ruedas las hacen bicicletas más maniobrables pero las convierten en más inestables: ojo en los descensos a gran velocidad y no soltar el manillar nunca.

Cuadro

Existe una gran variedad de diseños. Las articulaciones son el punto débil de una bicicleta plegable al ser menos rígido que uno normal, por lo que las articulaciones deben ser de altísima calidad. Para probar bien la rigidez del cuadro y la solidez de las articulaciones montaremos de pie, como si subiéramos un puerto, para poder verificar cualquier juego entre diferentes partes, o también dando un acelerón seguido de un frenazo brusco.

Transmisión

Puesto que las ruedas son de menor tamaño, estas bicicletas suelen incorporar un plato con mayor número de dientes para poder obtener desarrollos equivalentes a aquellos de las bicicletas normales. Las hay con cambio mediante desviador y con transmisión integrada en el buje.

En algunos modelos con desviador, según la geometría del cuadro, hay que ser muy cuidadoso en el plegado pues la cadena tiende a salirse. Por la limitación que su tamaño impone al diseño del cuadro suelen tener pocas velocidades, normalmente entre 3 y 8, así que mejor no utilizar estas bicicletas para llanear a gran velocidad o subir puertos.

Peso

Una bicicleta plegable de prestaciones similares a una normal es igual o más pesada, al contrario de lo que se podría pensar, ya que necesitan de una construcción más sólida. Para la mayoría el peso se sitúa entre 12 y 14 kilos, aunque dependiendo del equipamiento y accesorios puede variar mucho.

Precio

Una bicicleta plegable de calidad no es barata. Son bastante más caras proporcionalmente que sus homologas estándar: no menos de 600 euros hasta lo que estemos dispuestos a gastarnos en la gama alta.

Criterios para una buena elección

 

  • Plegado: ¿es rápido? ¿es intuitivo? ¿se ha de colocar el desviador en un piñón concreto antes de plegar, o posicionar el sillín, manillar o pedales para no interferir en el plegado? ¿se ha de hacer en un orden estricto?
  • Calidad mecánica, verificar bien su solidez, especialmente de las articulaciones y el cuadro en su conjunto:.
  • Portabilidad: una vez plegada, ¿es sólido el conjunto? ¿quedan piezas sobresalientes que pueden golpearnos? ¿es fácil de agarrar y de llevar? ¿puede llevarse rodando sobre una de las ruedas? ¿puede dejarse de pie en el suelo?
  • Dimensiones plegada
  • Tipo de neumáticos y tamaño de las ruedas: ¿se pueden encontrar fácilmente neumáticos de ese diámetro? ¿realmente el tamaño de las ruedas responde a nuestras necesidades de comodidad o tamaño una vez plegada? ¿aceptan las ruedas neumáticos gruesos más confortables?
  • Transmisión:¿es eficaz el cambio? ¿cuantas velocidades tiene? ¿cambio integrado en el buje o desviador?
  • Equipamiento: porta-equipajes, luces, guardabarros, etc.
  • Y por supuesto ¡probar bien la bici antes de comprarla! debido a que la talla es única y no todos los modelos se adaptarán igual a nuestra estatura.