HERRAMIENTAS PARA LA SOLUCIÓN DE PROBLEMAS

Actualmente, cuando tienes que realizar una serie de tomas de decisiones para resolver algún problema hay nuevos métodos y puntos de vista desde los que analizar las posibles soluciones a los problemas que se presentan.

Una de las metodologías más innovadora para encontrar soluciones a los problemas de una forma eficaz es el Design Thinking.

El Design Thinking trata de dar soluciones a los problemas reales de los usuarios  utilizando la forma en la que piensan los diseñadores (Su punto de vista) y encontrando soluciones a los problemas de forma tecnológicamente y comercialmente factible centrándose más en el diseño que en el producto resultante.

Lo que hace esta metodología es hacer coincidir las necesidades de todos los usuarios potenciales (encontrar necesidades comunes) para generar oportunidades de negocio.
Actualmente las empresas que tienen un departamento de innovación importante con grandes inversiones como pueden ser google, Zara, Apple…utilizan este tipo de herramienta a la hora de desarrollar nuevos productos.

 

OBJETIVOS DEL DESIGN THINKING

Para la aplicación de esta metodología es necesario un equipo de expertos en varias disciplinas que tratarán de alcanzar los siguientes objetivos:

  1. Se debe adquirir todo el conocimiento posible sobre los usuarios y también sobre el problema que afrontan para poder ponerte en la piel del usuario y comprenderlo
  2. Empatía: Se debe conectar con el usuario mediante la interacción con él y la observación.
  3. Generar una idea del “usuario tipo” para el que se diseña la solución con las características comunes que le representan para saber desde donde partir a la hora de diseñar la solución
  4. Idear el mayor número de ideas posibles sobre cómo solucionar el problema del usuario (Brainstorm)
  5. Construir un prototipo o prototipos con las mejores ideas. De esta manera detectaremos si hay fallos en las soluciones propuestas y se pueden proponer formas de mejorarlos viendo cómo funciona.
  6. Observar cómo actúan los usuarios ante la solución que proporciona el prototipo, comprobar si les satisface y recabar el mayor número de datos posible durante la prueba.

 

En resumen el Design thinking es una metodología que cada vez está cogiendo más importancia en todas las empresas innovadoras para desarrollar productos y soluciones a partir del conocimiento que adquieren de los usuarios, centrándose más en el propio diseño de los productos que en el producto final.