Cuando se cambia la correa de distribucion

La correa de distribución es una de las piezas más importantes y que deben estar en buen estado en tu vehículo para evitar inconvenientes. En todo caso, si deseas un repuesto específico encuentralo aquí, para que puedas aprovechar la mejor relación calidad-precio del mercado y así conseguirás los resultados esperados.

Sin embargo, puede que no sepas cuándo se hace el cambio de la correa de distribución de tu vehículo. Por este motivo, hoy me he dado a la tarea de preparar este post, con la finalidad de que puedas saber cuáles son los indicadores de que se requiere un cambio de esta correa.

Momentos para cambiar la correa de distribución

El cambio de la correa de distribución debe hacerse siempre que se den los factores que llevan a hacerlo. Dentro de los principales a tener en cuenta están:

Kilometraje

El kilometraje es fundamental, en especial porque la correa de distribución es una pieza que se debe cambiar cada 100.000 kilómetros. De esta forma, podrás asegurarte de mantener un buen rendimiento en tu motor, y así evitarás cualquier tipo de inconveniente.

Si se conduce con una correa de distribución desgastada esta podría romperse en funcionamiento y causar graves averías en el motor. Dejando incluso tu coche completamente inservible por lo que no se recomienda posponer el cambio.

Pérdidas de tensión

Las pérdidas de tensión son bastante comunes cuando hablamos de hacer reparaciones en el motor. En todo caso, debes asegurarte de que llevarás el vehículo únicamente a talleres especializados, porque así podrán hacer las reparaciones sin estropear nada.

Debes tener claro que, si la correa de distribución llega a perder la tensión, esta no podrá recuperarla bajo ninguna circunstancia. Por este motivo, lo mejor será evitar que la correa la pierda, porque de lo contrario tendrás que cambiarla de forma inmediata.

Fugas en el motor

Las fugas son bastante comunes en el motor, y se van produciendo debido al desgaste de las mangueras que se da por el uso del coche normalmente. Suelen ser comunes las fugas de aceite o de líquido refrigerante en el motor, y estas deben ser reparadas siempre que se detecten.

En todo caso, una vez que las fugas son reparadas, debes asegurarte de revisar cuidadosamente la correa de distribución. Si ha sido afectada por las fugas, puede que sea necesario realizar un cambio inmediato de la misma, para evitar que por los daños se rompa y cause averías en el motor.