Archivo

Curso de uñas en gel – Técnicas vanguardistas en tus manos

curso de uñas en gel

Realizar un curso de uñas en gel es una de las alternativas para iniciar tu carrera de estilismo. El vanguardismo se encuentra en todos lados, así que por qué no ser parte de la innovación desde las manos hasta los pies. Si gustas del diseño y la moda te decimos que no solo se lleva en la ropa, sino también en la personalidad.

Aplicando el avant-garde en las uñas de gel

En estos cursos te enseñarán lo básico y necesario para crear y montar cualquier tipo de uñas, así que tendrás la opción de seleccionar la técnica que más te gusta y especializarte en ella una vez que conozcas el procedimiento. Sin embargo, en la mayoría de estos entrenamientos aprendes hacerlas en: gel, acrílico, acrigel, porcelana, resina o incluso colocar las que ya vienen fabricadas (postizas).

Se llama vanguardia o avant-garde a todo aquello que es experimental, único e innovador en todo lo que respecta al arte, la cultura, la política, filosofía, literatura y, por supuesto, la moda. Esta última abarca y marca las tendencias en cada área donde se encuentra, telas, cabello, zapatos, modelos y diseño de ropa, accesorios, maquillaje, incluso los estilos si son casuales, formales, elegantes o deportivos.

Así que prepárate a romper esquemas en el arte del acrigel, no te quedes atrás y muestra de qué estás hecha. Comienza desde hoy y perfecciona no solo la técnica sino tu creatividad y estilo en la aplicación, seguramente el cielo será el límite para ti.

Aquí los colores son la clave, no hay límites, pueden ser intensos y profundos, o fluorescentes y llamativos. Algunos estilistas han comenzado a colocar flores en tercera dimensión, paisajismos intrincados, colores metalizados opacos o brillantes y hasta pedrería. La forma de la uña también es parte de esta propuesta. Así que las podrás ver muy cortas, cuadradas, tipo almendritas, o muy, muy afiliadas y puntiagudas.

Hay personas que son muy clásicas, sin embargo, existe el vanguardismo para ellas también, adiós a los aburridos colores cremas o blancos en la punta de la uña. Sin caer en lo extravagante, se pueden llevar llamativos tonos con elegancia e incluso suavidad, rompiendo paradigmas. Es solo cuestión de atreverse.